Basilica de Ntra. Sra. de los Desamparados

El cardenal Cañizares muestra su apoyo al pueblo cubano

El cardenal Cañizares muestra su apoyo al pueblo cubano y afirma que “vuestro sufrimiento lo sentimos como nuestro” durante una eucaristía en la Basílica de la Virgen

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidió ayer, martes, una misa en la Basílica de la Virgen de los Desamparados “por Cuba y por todos los cubanos”, tras las movilizaciones y jornadas de protestas, en este país, por la falta de libertad y el empeoramiento de la situación económica y sanitaria.

En su homilía el Arzobispo mostró la cercanía de la Iglesia en Valencia con los cubanos, a los que alentó “sabed que estamos con vosotros, vuestro sufrimiento lo sentimos como nuestro, aquí en España os queremos aunque algunos no se hagan eco de lo grave que está sucediendo en vuestro país”.

Asimismo, el Cardenal pidió a Dios que “le conceda la paz a este pueblo hermano, que en estos momentos graves está represaliado cruelmente”. “Que Dios, que está con Cuba, conceda lo que le corresponde: libertad y paz”, añadió.

El Arzobispo, muy sensible con el pueblo cubano, no ha dudado en hacerse presente, a través de esta misa, “con todo lo que está sufriendo el pueblo cubano”.

Por su parte, el sacerdote Olbier Hernández, delegado episcopal de Migraciones, que es natural Cuba, y titular de la parroquia San Miguel de Soternes, de Mislata, reconoce que la situación actual de la isla caribeña se vive desde Valencia con “mucha tristeza porque hay sacerdotes y seminaristas desaparecidos y detenidos, el pueblo cristiano está sufriendo mucho y el gobierno no acepta la ayuda humanitaria”.

Sin embargo, los 5.000 cubanos residentes en la Comunitat Valenciana lo están viviendo también con esperanza porque las movilizaciones se están replicando en todas las ciudades, “y esto no pasaba desde los años 90”, precisa el sacerdote que apunta que “la gente está muy cansada de pasar hambre”, señala Hernández.

Aunque para Olbier Hernández la situación es de “difícil solución”, sí supone una oportunidad para que Europa y la comunidad internacional sea consciente del problema y compruebe que “el levantamiento de los últimos años no ha servido de nada”. “El apoyo internacional del Papa sí sería muy importante, porque los cubanos están viviendo un éxodo hacia la libertad”, asegura el sacerdote que anima a rezar y pedir por la libertad del pueblo cubano en estos momentos.